Estereotipias en animales, qué son, tipos y ejemplos. Tratamiento

Estereotipias en animales
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

En el estudio del comportamiento de los seres vivos es común encontrarse con conductas que en un principio nos pueden resultar extrañas según nuestra mirada antropocéntrica. Sin embargo, muchas de estos patrones conductuales tienen funciones adaptativas o ecológicas, que han perdurado en el tiempo y, por lo tanto, tienen un carácter evolutivo. La mayoría de los patrones de comportamiento expresados por los animales han evolucionado a partir de su relación con el medio ambiente, tanto con los factores abióticos, así como por las interacciones con otros organismos y ejemplares de su misma especie. Son muchas las conductas que se han descrito para los animales, las cuales, pueden diferir entre especies; pero que han sido catalogadas y agrupadas, es así cómo podemos identificar y diferenciar los distintos patrones de comportamiento (social, reproductivo, agonístico, innato…), y también identificar aquellos patrones que pueden ser anómalos o peculiares (comportamientos ambivalentes, redirigidos, apáticos y estereotipias en animales).

Las anomalías del comportamiento animal suelen deberse a alteraciones a la exposición de estos a variables estresantes, que pueden generar alteraciones en la respuesta de los animales ante un estímulo. Estos comportamientos pueden clasificarse por su duración y el tipo de expresión; una situación de estrés, como la presencia de un depredador o una amenaza, puede causar un conflicto de corta duración que modifica levemente el comportamiento del animal (conflictos libres). Sin embargo, pueden ocurrir que si el estrés es crónico, los patrones normales del comportamiento animal se pueden alterar por un periodo de tiempo e incluso fijarse en su conducta. Este tipo de alteraciones, por lo general, ocurren en animales en cautiverio y han sido documentadas en zoológicos, laboratorios, centros de producción y cría y en animales domésticos.

Entre los comportamientos anómalos que se han descrito en animales en condición de cautiverio están las conductas apáticas, hiperagresividad, hipersexualidad, hiperfagia, mutilaciones y estereotipias, entre muchas otras. Sin embargo, para este artículo, nos vamos a enfocar en las estereotipias en animales, su definición, causa, tipos, posibles tratamientos y ejemplos en animales domésticos.

Qué son las estereotipias en animales

Cuando hablamos de estereotipias en animales nos referimos a patrones de comportamiento, repetitivos, invariables y sin un propósito o función apreciables, generalmente en animales en cautiverio; que implica la repetición de una misma secuencia de movimientos. Las estereotipias pueden manifestarse de forma regular o no, y las mismas pueden presentarse como una secuencia corta de movimientos básicos, o en secuencias largas con patrones complejos. Este tipo de patrones de comportamiento pueden indicar un intento repetitivo por parte del animal de adaptarse a un ambiente en condiciones de estrés o que implican una disfunción del sistema nervioso central.

Las causas de las estereotipias pueden ser numerosas, sin embargo, la causa principal se debe al estrés que puede sufrir un animal por no poder llevar a cabo un patrón conductual típico de su especie o por encontrarse expuestos a condiciones no aptas para su normal desarrollo: falta de espacio, hacinamiento, exposición a demasiadas horas luz u horas oscuridad; incluso, la mezcla de distintos factores es una causa de este tipo de conductas anormales.

Algunos investigadores han llegado a sugerir que existe predisposición genética de algunos animales a sufrir estereotipias, igualmente si son expuestos a ambientes inadecuados en las primeras fases del desarrollo posnatal o si su aprendizaje social se encuentra afectado. Cabe destacar que las estereotipias en animales también pueden producirse por traumatismos cerebrales o por la utilización de fármacos. También se han estudiado las bases bioquímicas, y se ha encontrado que muchos comportamientos estereotipados dependen del sistema de dopamina y los péptidos opiáceos.

Debido a que las estereotipias en animales pueden ser causadas tanto por factores ambientales como genéticos (o una combinación de variables), este tipo de patrones conductuales pueden variar entre especies e individuos de la misma especie. Los carnívoros en cautiverio suelen ser más susceptibles en presentar conductas estereotipadas, principalmente por no poder cazar activamente como lo harían en la naturaleza; a esta situación se le puede sumar otros variables ambientales no aptas y la incorrecta manipulación por parte de los responsables de su cuidado.

El desarrollo de estas conductas no es inmediato sino progresivo, partiendo de un comportamiento normal o natural a estos patrones anormales. Por esta razón, muchos autores consideran que las estereotipias en animales indican pobreza en el bienestar animal y que su incremento es un claro indicador de que esta se encuentra disminuyendo la calidad ambiental y los cuidados en cautiverio; incluso, se ha documentado cómo el comportamiento estereotipado pueden mantenerse en el animal a pesar de que se mejoren las condiciones en las que este se encuentra, lo que sugiere que el animal ha sido expuesto a una situación sumamente desagradable y que ha ocasionado una especie de trauma.

Tipos de estereotipias en animales

Se han documentado distintas estereotipias en animales en cautiverio o domésticos, especialmente en mamíferos. No obstante, para poder diagnosticar comportamientos estereotipados es necesario conocer el comportamiento normal del animal, así como su biología y fisiología, dado que este tipo de conductas en ocasiones son formas incompletas de un tipo de comportamiento normal. Las estereotipias en animales se distinguen por sus patrones de movimientos característicos y repetitivos, y las mismas pueden ser de ayuda para el animal (aunque este tipo de valor no está demostrado) o causar un efecto perjudicial en el mismo. Los patrones de comportamientos estereotipados que se han descrito son:

Orales

Se caracteriza por movimientos repetitivos de la boca, la lengua o puede expresarse como mordiscos a un objeto determinado o una parte del cuerpo del mismo animal. Un ejemplo de ello, es la tricofagia que presentan algunas chinchillas en condiciones de hacinamiento.

Estereotipias de desplazamiento

Es una de las estereotipias de mayor facilidad al reconocerse, y se describe como la secuencia de movimientos que un animal realiza desplazándose de un punto a otro; la cual se repite sin variaciones. Un ejemplo de este tipo de conductas se aprecia en los grandes felinos que se encuentran en jaulas o en zoológicos, también se aprecia en caballos; y se produce por el espacio reducido en el que se encuentran recluidos estos animales.

Acicalamiento

Consiste en una conducta de acicalamiento excesiva, que puede ocasionar lesiones en la piel, dermatitis o alopecia. Este tipo de comportamiento anómalo es común observarlo en aves o roedores.

Estereotipias del cuerpo

Ocurre cuando la secuencia de movimientos se realiza sin que haya un desplazamiento, puede caracterizarse por un balanceo o la sacudida de alguna parte del cuerpo. Este tipo de comportamiento ha sido observado en bovinos y caballos cuando son atados, donde el animal se mece hacia adelante y atrás sin desplazarse.

Además de estas estereotipias en animales, también se han documentado y descrito otras que implican la adopción de una postura atípica e inmóvil de forma repetitiva, por ejemplo se aprecia en la “postura del perro sentado” en cerdos o una excavación excesiva.

Tratamiento de las estereotipias en animales

Si se sospecha de una estereotipia en animales, lo primero que se debe hacer es consultar con un veterinario. Aunque algunos patrones de comportamiento estereotipados son fácilmente identificables, en especial si se trata de una persona con amplios conocimientos sobre la especie en cuestión, es necesario la evaluación y diagnóstico de un médico veterinario; debido a que no solo se debe identificar el tipo de estereotipia que está presentando el animal, sino caracterizarla, clasificarla y evaluar las posibles causas para poder elegir el tratamiento más adecuado para el caso.

Dependiendo de la evaluación veterinaria, el tratamiento puede implicar un cambio de dieta, modificaciones del entorno y enriquecimiento ambiental, aumento en la actividad física, el uso de objetos como espejos (técnica utilizada para el tratamiento de estereotipias en caballos) que puedan suplir necesidades ambientales o sociales, favorecer la socialización en animales gregarios al incluir otros ejemplares, implementación de fármacos e incluso cirugías si la causa de la estereotipia es de origen neuronal o por un traumatismo. Cabe destacar que mientras más rápido sea el diagnóstico más efectivo será el tratamiento. No obstante, el comportamiento estereotipado puede fijarse a pesar de que las condiciones de bienestar animal mejoren.

Conclusiones

Resumen, conclusiones sobre estereotipias en animales
ComportamientoDe/CC BY 2.0

Bibliografía

  • Borgato, M. F. et al (2017).
  • Manson, G.J. (1991).
  • Manson, G. J. & Latham, N.R. (2004).
  • Manteca, X. & Salas, m. (2015).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.