Costumbres de las nutrias, unos mamíferos muy inteligentes

Costumbres de las nutrias, comportamiento

Las nutrias son mamíferos semiacuáticos incluidos dentro de la familia Mustelidae. Estos animales son muy llamativos, y las costumbres de las nutrias son tan variadas que han causado un gran interés y fascinación por parte del hombre. En general, estos animales muestran diferentes grados de sociabilidad, lo que provoca que las costumbres de las nutrias varíen de acuerdo a la especie.

Se han identificado especies que viven en solitario, especies que establecen grupos de parentesco femenino, grupos familiares dominados por una pareja territorial y que incluye hembras juveniles y crías pequeñas, individuos que forman grupos intrasexuales separados y ejemplares que se encuentran en grupos familiares extendidos, con una pareja dominante y adultos subordinados.

En aquellas especies que forman grupos, este consiste en una pareja de adultos reproductivos y un conjunto de crías de diferentes edades. En muchos casos, las nutrias sociales se encuentran con mayor frecuencia en hábitats extensos, que presentan gran cobertura vegetal, además de disponibilidad de alimentos constante. Por otro lado, las costumbres de las nutrias suelen ser más sociales en aquellos lugares donde existe una gran variedad de depredadores, lo que indica cierto grado de cooperación.

En contraste, las nutrias solitarias habitan en ambientes lineales con escasos recursos, que en general están sujetos a perturbaciones que afectan la continuidad funcional del hábitat. A pesar de esto, algunos investigadores han señalado que todas las especies de nutrias tienen un potencial social mayor al que se conoce, lo que se ve apoyado por el extenso número de vocalizaciones que estos animales poseen en gran parte de las especies.

Debido a que estos mamíferos ocupan una gran variedad de hábitats, las costumbres de las nutrias pueden variar significativamente en varios aspectos de su ecología. En la actualidad, existen 13 especies de nutrias distribuidas en todo el mundo, que ocupan una gran variedad de hábitats acuáticos, tanto de agua dulce como marinos. La mayoría de las especies solitarias o que forman grupos pequeños, son de actividad preferentemente nocturna, mientras que las costumbres de las nutrias sociales son típicamente diurnas.

Costumbres de las nutrias en la alimentación

Las nutrias son animales estrictamente carnívoros y generalmente consumen presas relacionadas con el medio acuático. Aunque estos animales son capaces de desplazarse muy bien en tierra, y de capturar algunas fuentes de alimento en las orillas de los ríos, se sienten más cómodos en el agua, pues en la tierra poseen movimientos torpes y su visión es menos aguda.

Es común, en todas las especies de nutrias, el consumo de peces como principal fuente de alimento. Sin embargo, entre las costumbres de las nutrias a nivel alimenticio, también es común el aprovechamiento de crustáceos, anfibios, lombrices, insectos y moluscos en distintas proporciones, de acuerdo a la disponibilidad de los mismos, al hábitat que ocupen y a la especie.

Las costumbres de las nutrias que viven en ambientes como ríos y lagos, donde los recursos no están distribuidos de manera uniforme, suelen aprovechar un mayor número de recursos, y realizar cambios continuos de territorio. Otras especies, como la nutria asiática, están especializadas en el consumo de invertebrados acuáticos como los cangrejos, siendo estos últimos su fuente principal de alimento.

Algunas ejemplares como la nutria gigante Pteronura brasiliensis, consumen principalmente peces, pero pueden aprovechar algunos invertebrados como moluscos y crustáceos, incluso vertebrados de gran tamaño, por ejemplo caimanes y serpientes acuáticas como las anacondas. En muchos casos, las costumbres de las nutrias sociales se realizan en mayor proporción durante el día, lo que probablemente está relacionado con la evasión de agentes perturbadores como los depredadores.

La disponibilidad de alimentos es uno de los factores que más influencia las costumbres de las nutrias a nivel social. Aquellas que habitan en lugares donde la disponibilidad de alimentos es constante, establecen grupos familiares numerosos y relativamente estables, es del caso de las nutrias gigantes y las nutrias marinas. Adicionalmente, estas nutrias tienen sistemas de comunicación complejos, que facilitan la comunicación entre individuos y el mantenimiento de la cohesión dentro del grupo.

Manipulación de objetos como herramienta

Las nutrias se han descrito como animales con una gran inteligencia y esto se evidencia en múltiples aspectos de su vida. Uno de ellos es la manipulación de objetos para usarlos como herramientas o como medio de juegos. Hasta el momento, la nutria marina, Enhydra lutris, es la única especie de nutria que utiliza piedras a modo de herramienta para golpear moluscos o invertebrados con exoesqueleto duro, de esta manera puede acceder a la porción comestible de los mismos, siendo una de las costumbres de las nutrias marinas más características y llamativas.

Las nutrias marinas generalmente consiguen una piedra adecuada, en tamaño y forma, para usar como herramienta. Esto lo hacen tomando la roca con las extremidades anteriores y elevándola por encima de la cabeza, para finalmente bajarla con una fuerza considerable, propinando golpes a manera de martillo sobre la fuente de alimento. Esta costumbre de las nutrias es realizada en el agua, mientras flotan sobre sus espaldas. Las fuentes de alimento (moluscos u otros invertebrados) son golpeadas sobre el pecho o sobre otra roca que la nutria ubica en su vientre. De esta manera, esta especie de nutria puede usar rocas como yunque y como martillo. Este comportamiento no ha sido observado en otra especie de nutria salvaje o en cautividad.

A pesar de lo anterior, muchas especies de nutrias han sido observadas manipulando rocas, en una especie de malabares, lo cual ha sido relativamente poco estudiado. Estas costumbres de las nutrias han sido señaladas por los investigadores como un comportamiento de alimentación mal dirigido. Sin embargo, los estudios hechos en animales en cautiverio han demostrado que este comportamiento de manipulación de piedras, es muy común en animales juveniles y animales de avanzada edad y menos común en animales maduros.

Lo anterior, ha sido interpretado como una forma en que los ejemplares jóvenes desarrollan sus habilidades motoras para la captura de alimento, y una forma en que los ejemplares viejos previenen el deterioro cognitivo. En todo caso, estas costumbres de las nutrias son más frecuentes cuando los individuos no han comido o no han iniciado la búsqueda de alimentos diaria.

Algunas especies como Lutra lutra, parecen jugar con rocas que dejan caer continuamente en el agua para luego recuperarlas. También es común observarlas rodando unas piedras sobre otras. En gran parte de las especies es muy frecuente observar a los individuos juguetear dentro del agua. Estas costumbres de las nutrias, les permite establecer y reforzar lazos sociales estrechos y de los cuales se han hecho pocas investigaciones.

Período de actividad

Gran parte de las especies de nutrias tienen actividad preferentemente nocturna, momento durante el cual se dedican a buscar sus presas bajo el agua. Estos animales pueden permanecer sumergidas por hasta cinco minutos, siendo entonces excelentes buceadoras. Durante el día, muchas nutrias permanecen descansando en madrigueras hechas en las orillas de los ríos.

Entre las costumbres de las nutrias destaca la construcción de madrigueras, que se caracterizan por presentar entradas fuera de la superficie del agua y, en ocasiones, salida sumergidas. Esto demuestra la gran inteligencia de estos mamíferos a la hora de evadir depredadores.

Otras especies como Lutra lutra, duermen sobre sus espaldas en la superficie del agua. Cuando existen varios ejemplares conviviendo juntos, es común y muy curioso observarlas reposando sobre la superficie del agua tomadas de la mano. Este comportamiento ha sido señalado como una estrategia para evitar la dispersión de los miembros del grupo por las corrientes de agua.

En cuanto al tiempo de inmersión durante la búsqueda de alimento, este tiene grandes variaciones dependiendo de la especie. Generalmente, nutrias como Aonyx capensis tienden a tener inmersiones más largas que las de otras especies como Hydrictis maculicollis. Por otro lado, las costumbres de las nutrias, como Hydrictis maculicollis, durante la búsqueda de alimento, puede variar de acuerdo a la presa con la que interactúen. Cuando capturan invertebrados el tiempo de inmersión suele ser superior que cuando capturan peces como la trucha arcoíris.

Comportamiento reproductivo de las nutrias

En las nutrias solitarias, las hembras se encargan del cuidado de las crías sin la ayuda del macho. Inicialmente, tras un periodo de gestación cercano a los dos meses, una nutria hembra pare entre dos o tres cachorros. Estos permanecerán ocultos en una madriguera dispuesta en los taluds de las orillas de los ríos, por cerca de seis semanas. Con posterioridad a este periodo, es posible ver a los cachorros de nutrias aventurarse fuera de la madriguera, donde jugarán cerca de la orilla del río.

La hembra enseña a las crías a nadar durante los próximos meses de manera intensa, para que poco a poco alcancen la independencia. Generalmente, las hembras toman a las crías y las sueltan no muy lejos de la madriguera para que esta regrese a la orilla. En algunas especies como Lutra lutra, estas actividades resultan agotadoras para las crías. Es por esta razón que tras las lecciones, las hembras lleven a sus crías en el vientre, mientras la madre flota en el agua, para acicalarlas y amamantarlas.

En las especies sociales, las costumbres de las nutrias con respecto al cuidado de las crías está repartida entre todos los miembros del grupo, además de la pareja dominante. Dentro de las nutrias es muy común el establecimiento de parejas monógamas durante la época de reproducción. Sin embargo, en el caso de las nutrias marinas, la reproducción es similar a la de otros mamíferos marinos como las focas, donde el macho se aparea con varias hembras y defiende un territorio con gran disponibilidad de recursos. Esto último es una estrategia para sostener y atraer parejas, considerándose una costumbre de las nutrias marinas, única entre este grupo de mamíferos.

Costumbres sociales de las nutrias y territorialidad

Las nutrias muestran distinto grado de sociabilidad. Especies como Lontra longicaudis son solitarias la mayor parte del tiempo y solo son observadas en parejas durante la época de reproducción. Una vez culmina la gestación, la hembra puede ser observada con las crías por un largo período de tiempo, durante el cual enseña a las crías a nadar y cazar. Es posible observar a los juveniles jugando, deslizándose cerca de la madriguera, en pequeños toboganes generados cuando los adultos se deslizan para ingresar al agua.

Al igual que sus parientes terrestres, las nutrias establecen territorios de actividad. Generalmente, las hembras establecen territorios pequeños que se superponen con el territorio más amplio de un macho. La territorialidad y otros comportamientos sociales no exhiben un patrón filogenético entre las distintas especies, pues especies no relacionadas pueden tener el mismo sistema social, mientras que en aquellas especies del mismo género, las costumbres de las nutrias son claramente distintas.

En individuos como Lutrogale perspicillata, es posible observar tanto hábitos solitarios como formación de pequeños grupos dominados por una hembra alfa. Por otro lado, la nutria euroasiática Lutra lutra es predominantemente solitaria, aunque es común que se vean a varios ejemplares cerca, ya que sus territorios se superponen. De esta manera, al usar espacios comunes, es posible que se formen pequeños grupos familiares.

Otras nutrias consideradas solitarias, como Aonyx capensis, pueden establecer grupos ocasionales que consisten en una pareja de adultos y sus crías. Las costumbres de las nutrias sociales, como Lontra canadensis, reflejan ciertas diferencias con respecto a las especies solitarias, pues conforman pequeños grupos sociales de madres con sus crías, que a menudo se ven acompañadas por otros individuos adultos no emparentados. Dentro de esta especie, los machos solteros también se congregan.

Los ejemplares que muestran un mayor grado de sociabilidad son la nutria asiática de garras pequeñas, la nutria gigante y la nutria marina. Las nutrias marinas (Enhydra lutris) pueden establecer grandes grupos intrasexuales que varían entre 10 y 100 individuos en algunas localidades. Generalmente, las hembras evitan acercarse a los machos si no es la época reproductiva.

Las nutrias gigantes (Pteronura brasiliensis) establecen grupos dominados por una pareja monógama, que ofrece cuidados biparentales a un conjunto de crías de varias edades y algunos individuos no emparentados. Las crías de mayor edad (principalmente las hembras) y adultos foráneos se comportan como ayudantes de la pareja alfa. En esta especie, solo los machos exhiben un comportamiento solitario hasta que establecen un grupo por cuenta propia.

Finalmente, en Aonys cinereus se establecen grupos sociales de entre 10 y 20 individuos adultos, relacionados o no y una sola pareja reproductora. Una vez algún miembro de la pareja reproductora muere, el grupo se divide y dispersa.

Te recomiendo igualmente este enlace que trata sobre: Comportamiento del hurón

Resumen de lo estudiado

Ficha, resumen sobre las costumbres y comportamiento de las nutrias

Referencias

  1. Bandini, E., Bandini, M., & Tennie, C. (2021). https://doi.org/10.26451/abc.08.01.02.2021
  2. Jordaan, R. K., Somers, M. J., & McIntyre, T. (2021).
  3. Lélias, M. L., Lemasson, A., & Lodé, T. (2021).
  4. Lodé, T., Lélias, M. L., Lemasson, A., & Blois-Heulin, C. (2021). Solitary versus group living lifestyles, social group composition and cooperation in otters. Mammal Research, 66(1), 13-31.
  5. Pearson, H. C., & Davis, R. W. (2021).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.