Comportamiento del hurón, comunicación y lenguaje

Comportamiento del hurón
Jiri Zuzanek/sp.depositphotos.com

Quieres conocer mejor a estos asombrosos animales, te informamos del comportamiento del hurón y otros datos que te interesarán.

Los hurones son mamíferos pertenecientes al orden Carnivora y a la familia Mustelidae. Estos mamíferos fueron el resultado de la domesticación del turón europeo cuyo nombre científico es Mustela putorius. Los hurones domésticos que conocemos hoy en día son considerados una subespecie del Turón conocida como Mustela putorius furo, aunque algunas hipótesis indican que también pueden ser descendientes del turón siberiano, Mustela evermanni. Los registros más antiguos que se conocen de la domesticación de esta especie datan del antiguo Egipto, hace aproximadamente unos 3000 años. Sin embargo, los primeros registros escritos datan de la antigua Grecia.

El comportamiento del hurón sigue el mismo patrón de los animales observados en la naturaleza, sin embargo, es relativamente poco lo que conocemos de este mamífero. Durante las últimas décadas, la popularidad de los hurones como mascota ha aumentado significativamente, debido a que son animales bastante dóciles y además tienden a ser bastante juguetones y se llevan relativamente bien con otros animales domésticos como los perros y los gatos.

Inicialmente el hurón fue domesticado para usarlo como un animal de trabajo. Esto debido a que son animales excelentes cazadores de ratas y conejos. Pueden perseguir muy ágilmente a estos animales o adentrarse en sus madrigueras. Además de esto, debido a que también son animales que tienen buena memoria recientemente, han sido usados en obras de construcción colocando alambre y cables en tuberías ocultas. También fueron usados en investigaciones médicas durante en el siglo XX.

Los hurones gozan de una amplia variedad de colores, marcas y patrones siendo la coloración más común grisácea. Otros colores incluyen chocolate, gris plateado, canela, blanco con ojos rojos y albino. También existen hurones con la coloración similar a la de un mapache o la de un oso panda entre otras.

Los hurones tienen una esperanza de vida de entre 5 y 8 años. Durante este período de tiempo el comportamiento del hurón puede variar significativamente, siendo más común observar cambios en el nivel de energía y la actividad diaria.

Comportamiento del hurón como mascota

Muchas veces se han catalogado a los hurones como animales salvajes, mordedores compulsivos y animales peligrosos para otras mascotas. Sin embargo, muchos de estos comportamientos son poco entendidos y son más bien una excepción, dado que tienen un comportamiento social atractivo, actividades de juego muy curiosas y una naturaleza fastidiosa. Son mucho más dependientes de la compañía de los humanos que otras mascotas, como perros y gatos. Tienden a estar más cómodos en solitario, sin embargo, pueden vivir en tranquilidad si están castrados, en el caso de ser machos.

En la naturaleza los hurones solo se reúnen cuando se acerca la época de reproducción. En este período los machos entran en conflicto para competir por las hembras, muchas veces se provocan lesiones de gravedad.

Los hurones son excelente trepadores, por lo que si encuentran superficies en los que se puedan trepar lo harán con confianza. Son muy activos durante las primeras horas de la mañana y durante el crepúsculo. Durante el resto del día permanecen durmiendo.

Comportamiento del hurón en la alimentación

El comportamiento del hurón en cuanto a la alimentación es completamente carnívoro. Al igual que en otras macotas como los gatos, el alimento para los hurones debe contener un alto contenido de derivados cárnicos pues, de lo contrario, los alimentos con alto contenido de cereales perjudican su salud debido a que no digieren bien estos componentes. En la naturaleza, los turones comen prácticamente todo aquello que puedan cazar incluyendo en su dieta conejos, liebres, topos y ratones. Además, consumen aves, pequeños reptiles y anfibios (incluyendo huevos) y complementa su dieta con insectos y algunas semillas y frutos secos.

Son animales que cuentan con sentidos desarrollados, particularmente la vista y el olfato, aunque también tienen un buen oído para localizar presas en sus madrigueras. Los animales que son mantenidos como mascotas, suelen investigar agujeros y todo tipo de escondrijos dentro de las casas. El comportamiento del hurón, al ser tan activo y curioso, a menudo causa accidentes dentro del hogar, que pueden en muchos casos perjudicar su salud.

En algunas ocasiones el comportamiento del hurón de deslizar la superficie anal en el piso es indicativo de la presencia de algunos parásitos intestinales, por lo que es necesario acudir al veterinario para descartar su presencia.

Muchos experimentos de aprendizaje en la búsqueda de alimentos han demostrado la gran inteligencia de los hurones y su agilidad para aprender patrones y resolver problemas complejos.

Comportamiento de hurón en la comunicación y lenguaje corporal

Los hurones tienden a jugar de manera ruda y caótica. Realizan persecuciones y saltos sobre otros individuos (o mascotas como perros y gatos), emitiendo mordidas suaves que son respondidas de la misma manera por el compañero de juego. Este comportamiento forma parte del lenguaje corporal de los hurones y expresa una interacción positiva que fortalece el vínculo del hurón con su compañero o criador. Además, los hurones son cazadores veloces y ágiles, por lo cual, desde cachorros suelen jugar a corretearse entre sí.

Los hurones tienen una serie de poses y comportamientos con los cuales se expresan, es por ello que estos animales tienen una vista desarrollada que les permite observar a sus congéneres e interpretar lo que su lenguaje corporal desea comunicar. En la naturaleza, es común observar a los hurones en una postura erguida con el cuello levantado y las orejas y vibrisas (bigotes) extendidas. Esta postura denota atención en los individuos que realizan actividades exploratorias. La cola de estos animales, también es un importante instrumento utilizado en su lenguaje corporal. Cuando un individuo muestra una cola erguida y encrespada, puede denotar ira o excitación. En el primer caso, la cola encrespada es acompañada de la espalda erguida y una serie de gruñidos. Por otro lado, si se encuentran excitados por miedo o alegría, pueden encrespar la cola y moverla de un lado a otro.

Cuando la estimulación en la interacción física entre hurones sobrepasa cierto límite, emiten una serie de vocalizaciones que son confundidas con la agresividad, sin embargo, es su forma de comunicación ante los juegos intensos. Otros sonidos que emiten los hurones consisten en bufidos y gruñidos poco audibles. Las hembras con crías pueden emitir vocalizaciones agudas para advertir de algún peligro a sus crías, que inmediatamente buscaran refugio o se acercaran a la madre.

Algunos individuos adultos son observados arrastrando la región anal en el suelo, lo cual es interpretado como una forma de marcar su territorio o de anunciar su presencia a otros individuos activos sexualmente. Este comportamiento del hurón está asociado a machos reproductores en las estaciones de cortejo. Los machos también pueden establecer caminos de orina, es decir, otro comportamiento del hurón para marcar su presencia.

El marcaje con distintas secreciones constituye una importante forma de comunicación en los hurones. Estas secreciones son de origen glandular y gracias a ellas, los hurones pueden comunicar su sexo, edad, salud e incluso reconocer si la marca pertenece a un individuo emparentado con ellos.

Mordidas como forma de interacción

Los hurones suelen ser animales muy activos. Generalmente muerden varios objetos como una forma de interacción, sin embargo, este comportamiento del hurón puede salirse de control y pueden morder absolutamente todo. Esto ocurre debido a que son animales con mucha energía. Una opción para evitarlo, es dedicar tiempo con la mascota para que inviertan energía en juegos y otras distracciones.

Al igual que ocurre con cachorros y gatos jóvenes, los hurones pueden aprender con las mismas medidas disciplinarias que son aplicadas a estas mascotas, sin que estas involucren disciplina física, ya que pueden aprender rápidamente a estar tranquilos y evitar meterse en ciertas situaciones.

Relaciones entre hurones y otras especies

El comportamiento de los hurones macho suele ser muy agresivo con sus congéneres del mismo sexo, especialmente si existen hembras en estado de celo en un mismo recinto. Debido a esto, muchos hurones machos son castrados quirúrgicamente o químicamente para disminuir la agresividad. Además, los hurones que no son castrados emiten un fuerte olor almizclado que propagan para marcar su territorio y es un indicativo de su estado reproductivo y de salud, incluso lo usan para atraer a las hembras. Dicho olor es un mezcla de secreciones glandulares y de orina.

La castración de los machos suele traer como consecuencia enfermedades como hiperadrenocorticismo y además el desarrollo de células tumorales, lo cual es común entre hurones castrados. La castración química generalmente evita estos problemas y estimula que el comportamiento del hurón macho sea más juguetón con sus congéneres y con las hembras cuando se disponen en un mismo espacio.

Si se crían con un grado social, los hurones suelen ser buenas mascotas, sin embargo, si son animales reproductores pueden entrar en disputas constantemente. Por otro lado, la convivencia con otras mascotas dependerá de la forma en que estos animales se críen. A pesar de esto, cuando entran en contacto con otras mascotas como aves, roedores y reptiles se debe tener especial cuidado y monitoreo para evitar accidentes, ya que estas últimas pueden interesarle como alimento.

En contraste con los hurones salvajes, los hurones domésticos tienen gran afinidad por los humanos y además son muy sociables. A medida que envejece, el comportamiento del hurón suele cambiar, su actividad y energía disminuye y permanecen más tranquilos durante el día. Los juveniles tienden a tener juegos bruscos entre sí, como un patrón aprendido entre hermanos.

Referencias

  1. Berzins, R., & Helder, R. (2008). Olfactory communication and the importance of different odour sources in the ferret (Mustela putorius f. furo). Mammalian Biology73(5), 379-387.
  2. Boyce, S. W., Zingg, B. M., & Lightfoot, T. L. (2001). Behavior of Mustela Putorius Furo (The Domestic Ferret). Veterinary Clinics of North America: Exotic Animal Practice, 4(3), 697–712. doi:10.1016/s1094-9194(17)30032-4 
  3. Fisher, P. G. (2006). Ferret behavior. Exotic pet behavior, 163.
  4. Haskell, D. G. (1997). Experiments and a model examining learning in the area-restricted search behavior of ferrets (Mustela putorius furo). Behavioral Ecology, 8(4), 448-449.
  5. Talbot, S., Freire, R., & Wassens, S. (2014). Effect of captivity and management on behaviour of the domestic ferret (Mustela putorius furo). Applied Animal Behaviour Science, 151, 94-101.
  6. Vinke, C. M., van Deijk, R., Houx, B. B., & Schoemaker, N. J. (2008). The effects of surgical and chemical castration on intermale aggression, sexual behaviour and play behaviour in the male ferret (Mustela putorius furo). Applied Animal Behaviour Science, 115(1-2), 104-121.
  7. Vinke, C. M., & Schoemaker, N. J. (2012). The welfare of ferrets (Mustela putorius furo T): A review on the housing and management of pet ferrets. Applied Animal Behaviour Science, 139(3-4), 155-168.

Puedes visitar también este artículo que reviste gran interés: Comportamiento de los conejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.