Comportamiento del erizo, mamíferos con espinas pero tiernos

Comportamiento del erizo
Vitalik Pakhnyushchyy/sp.depositphotos.com

Los erizos son representantes de la familia Erinaceinae del orden Eulipotyphla. Estos animales se encuentran ampliamente distribuidos en el continente africano, en Europa y también en el continente asiático. Muchas de las especies de la familia han sido y son criadas en cautividad debido a que estos mamíferos son de fácil cuidado y reproducción en condiciones de cautiverio. Debido a esto, el comportamiento del erizo ha sido bien documentado tanto en vida salvaje como en cautividad.

Los erizos son en la actualidad una de las mascotas exóticas con popularidad creciente, siendo su aspecto tierno una de las características más resaltantes. A pesar de esto, cabe resaltar que al igual que otras mascotas más comunes, el comportamiento de los erizos presenta territorialidad y posturas defensivas, por lo que es sumamente importante que estén relacionados con el hombre desde que son apenas unas crías.

Varias de las especies que se han extraído de sus hábitats tienen un comportamiento altamente competitivo y son muy adaptables a varios hábitats, por lo cual han sido declaradas como especies exóticas invasoras en algunos países.

Las especies africanas no suelen invernar en la época con temperaturas más bajas mientras que la mayoría de las especies en Europa si lo hacen. Durante este periodo de hibernación, los erizos disminuyen en gran medida las tasas metabólicas, momento durante el cual pueden ser susceptibles a infecciones y varias enfermedades. Debido a esto último no se recomienda la hibernación en animales mantenidos en cautiverio.

El erizo más comercializado a nivel mundial se considera una variante híbrida de las especies Atelerix albicentris y Atelerix algirus.

Estos pequeños mamíferos ocupan una gran variedad de hábitat que incluyen estepas, desiertos, áreas abiertas e incluso zonas boscosas. Ninguna de las especies de erizo se encuentra en alguna categoría de amenaza importante en cuanto a su conservación, sin embargo, las poblaciones naturales de varias especies se enfrentan a problemas como la destrucción de sus hábitats, la comercialización y el atropellamiento accidental en las carreteras.

Comportamiento del erizo en la selección de hábitats

Los erizos ocupan una gran variedad de ambientes terrestres que incluyen matorrales pastizales, sabanas, jardines suburbanos, áreas boscosas y arbustivas, llanuras, tierras de cultivo y áreas montañosas por debajo de los 2000 metros de elevación. Dado que ocupan una amplia variedad de espacios son considerados como mamíferos muy adaptables ocupando áreas que otras especies suelen evitar como por ejemplo establos, tiendas de almacenamiento de alimentos y otros tipos de edificaciones humanas.

Generalmente el comportamiento del erizo está dirigido a escoger sitios secos para establecer sus refugios y área de cría, y tiende a evitar lugares con vegetación muy densa y áreas con exceso de humedad. Los refugios de descanso diurno suelen ser distintos cada día, sin embargo, ocasionalmente, emplean el mismo refugio por un período extendido de tiempo.

Preferentemente escogen zonas abiertas con una cubierta modesta de vegetación pero con los recursos suficientes para sustentar poblaciones saludables de insectos y materia orgánica que propicien el crecimiento de hongos de los cuales también se alimenta.

Son animales solitarios hasta que se acerca la temporada reproductiva. Su territorio no se extiende muy lejos de la madriguera y generalmente se aventuran en un radio de 200 a 300 metros desde esta última.

El comportamiento del erizo incluye, además, evitar aquellas zonas con las características propicias para el establecimiento de algunos de sus depredadores o que tengan indicios de su presencia.

Comportamiento de evasión de depredadores

Los erizos están bien protegidos por un conjunto de espinas en todo su cuerpo, bien sea de los depredadores menos especializados en el consumo de erizos, hasta animales que luchan cuando el erizo los captura para alimentarse.

Por otro lado, los erizos son capaces de adicionar algunos venenos de sapos a las espinas que lo recubren. Dicho comportamiento del erizo consiste en mordisquear a los sapos para que estos segreguen su veneno. El veneno queda en la boca del erizo y este, con un mecanismo de auto-unción, lo disemina en sus espinas mejorando aún más su propia acción mecánica antidepredatoria.

Cuando un depredador trata de comerse al erizo, la presencia del veneno en las espinas probablemente aumentaría el dolor provocado por las heridas que estas provocan, y aumentaría la probabilidad de generar infecciones sobre sus atacantes.

A pesar de sus espinas, los erizos son consumidos por depredadores como los búhos y otras aves rapaces y mamíferos depredadores de gran tamaño como los chacales, hienas e incluso perros domésticos.

Otras tácticas defensivas en el comportamiento del erizo incluyen enrollarse como una bola protegiendo sus extremidades y cabeza, de esta manera evitan lesiones importantes. También son capaces de levantar las espinas de la cabeza y envestir a posibles depredadores para causarles daño.

Cuando son capturados por un depredador, pueden generar un chillido fuerte que puede confundir al depredador y provocar que lo libere.

Ungimiento: Comunicación con el medio y evasión de depredadores

Los erizos son animales con un olfato increíble, pueden localizar alimentos potenciales bajo el suelo, rocas o troncos fácilmente, incluso si estos se encuentran más allá de los 4 cm de profundidad. Una vez que los erizos entran en contacto con una sustancia nueva o con sustancias irritantes, el comportamiento del erizo será tomar la sustancia con la boca para mezclarla con saliva, mezcla que luego frota sobre sus espinas.

Este fenómeno se conoce como ungimiento. Aunque no se conoce muy bien porqué estos animales realizan el ungimiento, existen hipótesis que señalan que este comportamiento del erizo puede ser útil para atraer parejas, o ser usado por las crías para llamar la atención de la madre. Otra hipótesis indica que puede además ser un mecanismo para evitar ser localizado por los depredadores.

Comportamiento del erizo en la alimentación en su hábitat natural

Los erizos fueron considerados por mucho tiempo animales netamente insectívoros, sin embargo, hoy en día son considerados animales oportunistas. Durante las noches, cuando los erizos tienen sus picos de actividad, salen en búsqueda de pequeños invertebrados entre los cuales se incluyen escarabajos, larvas de diversos insectos, ciempiés, milpiés, entre otros. Además de estos ítems también pueden capturar oportunamente algunos vertebrados como ranas, lagartos y serpientes incluyendo los huevos que estos depositan bajo rocas y troncos.

El comportamiento del erizo cuando busca alimento es muy generalista, ya que tiene la capacidad de explorar varios estratos de su hábitat, incluyendo aquellos elevados del suelo sobre arbustos y árboles, pues son escaladores activos.

Al poseer un tracto digestivo simple, es posible que los erizos no sean buenos fermentadores de materia vegetal. Sin embargo, poco se conoce aún del comportamiento del erizo y su dieta en la naturaleza, aunque algunas especies comunes en cautiverio pueden consumir partes de frutos, raíces y algunas semillas.

Cuando buscan alimento las espinas de la parte superior de la cabeza y la frente se dirigen hacia adelante, sobre la nariz, como precaución y defensa dejando así el área del rostro poco expuesta. Al encontrar una potencial presa, tienden a juguetear con la misma hasta consumirla, masticándola ruidosamente. Luego se limpian el hocico y se acicalan para continuar con la búsqueda de alimento. Si se topan con presas de gran tamaño, como lagartijas y serpientes, los capturan rápidamente y los sacuden hasta la muerte para ser devorados. Siempre que capturan presas como serpientes, sus ojos son protegidos por las espinas sobre la cabeza. En algunas oportunidades han sido observados consumiendo animales muertos por atropellamiento en las carreteras.

Aquellas especies que hibernan pueden variar estacionalmente la dieta de acuerdo a sus requerimientos energéticos.

Comportamiento alimenticio del erizo en cautividad

Los ejemplares criados en cautividad pueden presentar obesidad debido a que son alimentados con alimento concentrado, bien sea para gatos, perros o fórmulas especiales para erizos, así como larvas de insectos con alto contenido en grasas. Cuando está en cautiverio, el comportamiento del erizo suele ser más sedentario que los ejemplares salvajes, corriendo el riesgo de generar enfermedades hepáticas y cardiomiopatías.

También suelen desarrollar preferencias por algún tipo de alimento, por lo que es importante mantener una alta variedad de ítems en la dieta, así como buena disponibilidad de agua.

Comportamiento del erizo en la comunicación

Desde que nacen los erizos son capaces de emitir vocalizaciones agudas mediante las cuales realizan llamados a la madre.

Por otro lado, cuando un erizo se encuentra con otro en la naturaleza, generalmente los individuos producen una serie de gruñidos, chasquidos y bufidos en una forma de averiguar los interesen del otro individuo. En el comportamiento del erizo con otros individuos, se han registrado actividades exploratorias de contacto físico, que generalmente consiste en choques de cabeza y exámenes olfatorios. Si sienten que sus territorios son amenazados por un individuo extraño, se generan silbidos y una especie de escupitajos sobre el invasor con la intensión de persuadirlos.

Los encuentros entre machos suelen ser más competitivos e incluso pueden producirse luchas entre los mismos, provocándose daños con sus dientes y espinas. En cautiverio, lo recomendable es mantener a los machos por separado pues no se toleran entre sí. De igual forma, cuando se tienen varios juntos en cautiverio, se crea un orden de jerarquía que es respetado.

Durante el cortejo, una hembra que busca compañero generalmente atrae al macho mediante una serie de gemidos. Una vez entra en contacto con un macho, este la sigue constantemente por varios días dirigiendo el hocico siempre hacia ella y emitiendo una serie de resoplidos hasta que la hembra quiera aparearse. El cortejo incluye varias vocalizaciones como resoplidos, chillidos y mordisqueos en las espinas de la hembra y en sus extremidades posteriores. Los machos que entran en contacto con la hembra receptiva, la cortejan con silbidos similares al canto de un ave y que no emiten en solitario.

Una vez la hembra aplana las espinas de su dorso, el macho la monta y presiona sus patas posteriores hacia afuera ocurriendo el acto reproductivo.

Las hembras embarazadas en cautiverio deben ser aisladas debido a que puede ocurrir el canibalismo de las crías por parte de otros individuos. Si una hembra es perturbada después del parto, esta puede eliminar y comerse a las crías, por lo que es importante mantenerlas por aproximadamente dos semanas sin manipular a las crías o a la madre.

Comportamiento del erizo en la reproducción

El comportamiento del erizo suele ser solitario, excepto cuando se realiza el cortejo y las actividades reproductivas. Los erizos de las especies que se mantienen en cautiverio parecen ser sexualmente activos durante todo el año, sin que se evidencia una temporada clara de apareamiento. Generalmente tienen una camada por año que consta de 4 o 5 crías. La hembra solo ovula si esta última está en presencia de un macho, de lo contrario la ovulación no ocurre.

Luego del acto reproductivo la gestación se extiende por alrededor de 5 a 6 semanas. Una cría entra al estado reproductivo alrededor del año de vida. En la naturaleza los erizos pueden vivir entre 3 y 4 años, mientras que en cautiverio pueden vivir hasta 10 años.

La mortalidad de los erizos neonatos suele ser alta debido a múltiples razones, entre las que se encuentran el abandono de la madre, nacimientos prematuros, deficiencias en la lactancia, adquisición de infecciones y enfermedades y el canibalismo por parte de otro individuo adulto o la madre. Los individuos recién nacidos tienen poca actividad y dependen completamente de la madre. Tras abrir los ojos, presentan desarrollo de sus espinas a lo largo de todo el cuerpo y tienen una apariencia similar al adulto, salen con la madre de la madriguera para consumir cada vez más alimentos sólidos, finalmente son destetados alrededor de las siete semanas de vida.

Referencias

  1. Bedford, J. M., Mock, O. B., Nagdas, S. K., Winfrey, V. P., & Olson, G. E. (2000). Reproductive characteristics of the African pygmy hedgehog, Atelerix albiventris. Journal of reproduction and fertility, 120(1), 143-150.
  2. Dierenfeld, E. S. (2009). Feeding behavior and nutrition of the african pygmy hedgehog (Atelerix albiventris). Veterinary Clinics of North America: Exotic Animal Practice, 12(2), 335-337.
  3. Dowding, C. V., Harris, S., Poulton, S., & Baker, P. J. (2010). Nocturnal ranging behaviour of urban hedgehogs, Erinaceus europaeus, in relation to risk and reward. Animal Behaviour, 80(1), 13-21.
  4. Dowding, C. V., Harris, S., Poulton, S., & Baker, P. J. (2010). Nocturnal ranging behaviour of urban hedgehogs, Erinaceus europaeus, in relation to risk and reward. Animal Behaviour, 80(1), 13-21.
  5. García, S., Puig, X., & Peris, A. (2009). Actividad y uso del hábitat por parte del erizo europeo (Erinaceus europaeus Linnaeus, 1758) en el Parque Natural de la Serralada de Marina (Barcelona, Cataluña). Galemys, 21, 13-23.
  6. Mouhoub-Sayah, C., Djoudad-Kadji, H., Kletty, F., Malan, A., Robin, J. P., Saboureau, M., & Habold, C. (2018). Seasonal variations in the diet and food selection of the Algerian hedgehog Atelerix algirus. African Zoology, 53(1), 1-10.
  7. Santana, E. M., Jantz, H. E., & Best, T. L. (2010). Atelerix albiventris (Erinaceomorpha: Erinaceidae). Mammalian Species, 42(857), 99-110.

Tal Vez te interese el siguiente texto: Comportamiento del elefante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.