Cómo se comporta el guepardo, Acinonyx jubatus

foto seleccionada para cómo se comporta el leopardo,  Acinonyx jubatus
LVictor/sp.depositphotos.com

Los felinos son un grupo de mamíferos placentarios (Clase Mammalia) que se integran en el Orden Carnivora (carnívoros), los cuales comparten un arquetipo similar. La Familia Felidae, cuenta con dos subfamilias con representantes vivos en la actualidad: Felinae y Pantherinae, y otras dos subfamilias ya extintas (Machoirodontinae y Proailurinae). Dentro de la subfamilia Felinae, nos encontramos con los pequeños felinos, distribuidos en once géneros que incluyen a los gatos domésticos (ver cómo se comportan los gatos), distintos géneros de gatos silvestres, al caracal, lince, cunaguaro, tigrillo, puma y al guepardo. El guepardo o chita (Cheetahs, en inglés), es como se conoce a la especie Acinonyx jubatus (Scheereber, 1775), único representante de su género. El comportamiento del guepardo en algunos aspectos es similar al de otros felinos, sin embargo, presentan características etológicas únicas de esta especie y que iremos profundizando a lo largo de este artículo sobre cómo se comporta el guepardo.

Estos mamíferos viven en una variedad de ecosistemas, todo en función de la disponibilidad de presas y la presencia de depredadores. Aunque en la actualidad, las poblaciones de guepardos se encuentran en África y en el centro de Irán (Asia Occidental), estos felinos llegaron a distribuirse por África, Asia y Europa en el pasado. Las barreras geográficas han permitido la diferenciación de cuatro subespecies: el guepardo del sudeste de África (A. j. jubatus), el guepardo asiático (A. j. veneticus), el guepardo del noreste de África (A. j. soemmeringii) y finalmente el guepardo del noroeste de África (A. j. hecki). Cabe destacar, que estos animales se encuentran emparentado con el puma (Puma concolor) y el jaguarundi (Herpailurus yagoaroundi), ambas especies americanas; y conforman el clado Puma. En los siguientes segmentos, nos vamos a enfocar en cómo se comporta el guepardo.

Características del guepardo

Se trata de un felino de mediano tamaño, que pueden alcanzar los 75 a 135 cm de altura con una longitud cabeza-cuerpo entre los 67 a 94 cm, su cola puede medir entre los 80-90 cm de largo. De cabeza pequeña y redondeada, exhiben un hocico corto y unas líneas faciales características de color negro, que delinean su rostro. Su contextura es delgada, de patas largas y cuerpo ligero, con un peso que suele estar entre los 20 y 65 Kg; estas características le permiten alcanzar velocidades entre los 80 a los 128 Kg/h.

Una característica que difiere del resto de los félidos, es que no pueden retraer sus garras, que suelen ser largas y fuertes, y le permiten crear tracción cuando corren y evitar derrapar, también les permite desgarrar a sus presas cuando cazan.

Su pelaje es corto y de tonalidad amarilla, con matices que van desde el blanco a el marrón claro, con manchas negras, uniformes y esparcidas por el cuerpo; la coloración del dorso suele ser más oscura que la del vientre. La cola presenta un diseño como anillos que se van haciendo más uniformes hacia el extremo distal. De las curiosidades del guepardo, es que el patrón de coloración de cada individuo es único y diferente de otro, parecido a las huellas digitales en las personas. De igual forma, existe una mutación genética que afecta a su fenotipo, provocando grandes manchas negras en el dorso del ejemplar, como una especie de capa, por esta razón también es conocido como guepardo rey.

¿Cómo se comporta el guepardo en su actividad diaria?

Son felinos diurnos que presentan picos de actividad durante las horas del amanecer y el anochecer, a diferencia de otros felinos como los leopardos (Panthera pardus), los leones (Panthera leo) e incluso los gatos domésticos (Felis silvestris catus), cuyos picos de actividad se encuentran durante la noche. El comportamiento del guepardo a lo largo del día está marcado por la caza y alimentación, el descanso, la exploración y la higiene. Las madres también invierten tiempo en la crianza.

Suelen dedicar parte de su tiempo a la exploración y evaluación de su terreno, conducta que está asociada al éxito que puedan tener durante la caza. Pueden desplazarse por largas distancias dependiendo de la distribución de sus presas, siendo las hembras mucho más nómadas que los machos, quienes pueden asentarse en territorios y formar grupos de caza. Cuando descansan suelen ubicarse en sitios elevados o que le permitan vigilar su entorno.

Es interesante, para saber cómo se comporta el guepardo, tener en cuenta aspectos asociados a la comunicación, principalmente sus vocalizaciones; en contraste con los grandes felinos no pueden rugir, pero realizan un llamado intenso conocido como chirridos, también pueden ronronear como los gatos domésticos y realizar otros tipos de sonidos como gruñidos, silbidos, gemidos y maullidos, dependiendo de su estado de ánimo en el que se encuentren. No obstante, las vocalizaciones no son su única vía de comunicación, el olfato les permite identificar los marcajes territoriales que se hacen mediante la orina, así como les permite identificar cuando una hembra está receptiva para aparearse. Durante reuniones sociales, se puede observar cómo se comporta el guepardo de forma más amena, se acicalan entre sí, se empujan y se dejan lamer las caras.

Comportamiento social del guepardo

Una cuestión relacionada en cómo se comporta el guepardo, es el hecho de que este es normalmente solitario; sin embargo, suelen mostrarse amigables con otros ejemplares, en especial las hembras. Durante los periodos de migración de las gacelas de Thomson (Eudorcas thomsonii) se ha registrado el aumento de la densidad de hembras de Acinonyx jubatus, incluso se les suele ver alimentándose en grupo más no cazando en grupo, ya que son cazadoras solitarias. No obstante, cada hembra suele actuar de forma independiente, por lo cual, las agregaciones suelen ser impredecibles y poco comunes.

¿Cómo se comporta el guepardo macho? Los machos se muestran más territoriales y presentan conductas antagonistas, en especial durante los celos de las hembras; aunque las agresiones físicas suelen ser pocos comunes y las muertes por conflictos de eventos son extremadamente raros.

Dependiendo de los patrones de distribución de las hembras, los machos pueden asentarse en un territorio (en grupo o solitario) o desplazarse en busca de hembras reproductoras. Los machos que se encuentran en mejor condición física y son aptos para la reproducción tienden a establecerse en territorios, mientras que aquellos menos aptos recorren los límites territoriales, evitando conflictos. No obstante, a pesar de la poca tolerancia que pareciera haber entre machos adultos, lo juveniles (en especial aquellos que recién se separan de su madre) suelen cazar y alimentarse juntos, formando coaliciones de machos. La territorialidad de los guepardos se basa principalmente en el marcaje de objetos que delimitan su territorio, y depende del tamaño y la edad de los machos, así como la densidad de hembras; cabe destacar, que los machos son mucho más sedentarios que las hembras.

¿Cómo se comporta el guepardo en sociedad? Las unidades sociales de los guepardos, por lo general, suelen ser conformadas por una madre y sus crías; ya que las hembras son las encargadas de transmitir técnicas de caza a su descendencia. Es por esta razón que se suele observar a los cachorros acompañar a su madre a las cacerías, donde aprenderán a atrapar y a matar al observar a su madre, el aprendizaje es un comportamiento del guepardo importante durante estos primeros meses de vida. Aproximadamente, cuando las crías tienen cinco meses de edad, la hembra suele cazar presas pequeñas y mantenerlas vivas, a modo de incentivar a sus cachorros a las capturarlas.

Comportamiento reproductor

Las hembras son descritas como poliestrales, es decir, su ciclo estral ocurre de forma repetitiva durante el año, siendo receptivas (celo) por un periodo de 12 días en cada ciclo, y se sabe que las estaciones no definen su reproducción. El comportamiento de los guepardos durante la reproducción es polígamo-poliandrico, esto quiere decir que las hembras pueden copular con diferentes machos. Como ya mencionamos, durante el celo, los machos pueden enfrentarse y luchar por el derecho a reproducirse con las hembras.

¿Cómo se comporta el guepardo durante la cópula? Aunque no se observa ningún comportamiento del cortejo entre guepardos, los machos suelen iniciar los encuentros acercándose a la hembra, quién se recostara en el suelo y esperará el montaje del macho. Durante la cópula, se ha reportado que determinados guepardos vocalizan. Pueden llegar a copular varias veces al día tras formarse una pareja, hasta que finalmente se separan a los dos o tres días. La gestación tiene una duración aproximada de tres meses.

Tras el nacimiento, las crías permanecen en una madriguera o refugio durante un periodo de ocho semanas. Durante este tiempo, las crías ganan peso y tamaño; entre los 4 a 11 días abren los ojos y a los 12 o 13 días comienzan a caminar. A las seis semanas, la mayoría de las crías ya habrán destetados. Los juveniles permanecen con sus madres hasta alcanzar los 15 a 17 meses de edad. El cuidado parental es responsabilidad exclusiva de las hembras.

En cautiverio, se ha observado que el comportamiento reproductor del guepardo se puede ver afectado por la densidad de hembras, dado que pueden presentar periodos de anestro prolongado (sin celo), así como conductas agonísticas que pueden estar relacionadas con la interrupción de sus ciclos estrales.

Técnicas de caza y alimentación

Como todos los felinos, Acinonyx jubatus es carnívoro y su dieta se basa principalmente en mamíferos de mediano tamaño como las gacelas (Gazella) e impalas (Aepyceros melampus); aunque son cazadores generalista y oportunistas, siendo capaces de alimentarse de las presas que estén disponibles en su entorno como ungulados pequeños y medianos, así como las crías de grandes ungulados, liebres y otros mamíferos pequeños e incluso aves. El comportamiento del guepardo durante su alimentación revela que prefieren las presas más vulnerables (crías, animales enfermos o débiles), siendo capaces de evaluar no solo el estado de su presa, sino la distancia y el terreno en el que se encuentran.

¿Cómo se comporta el guepardo durante la cacería? Estos felinos acechan a su presa, escondiéndose entre la vegetación, para acercarse silenciosamente hasta ella. A pesar de su velocidad, los guepardos esperan encontrarse a una distancia considerable de su presa; ya que la caza implica una persecución abierta desde 100 a 300 m de distancia. Cuando logran capturar a su presa, la derriban utilizando sus garras y forzando con su peso su caída; como muchos felinos, suelen agarrar sus presas por las gargantas y las estrangulan. A pesar de la velocidad que pueden llegar a alcanzar, no pueden correr durante mucho tiempo debido al gasto energético que implica dicho esfuerzo físico; es por ello, que deben acercarse lo más que puedan a sus presas.

A diferencia de los leopardos y otros felinos, Acinonyx jubatus no desplaza su alimento ni lo esconde. Suele alimentarse de su presa en el mismo lugar en que se llevó a cabo la cacería, y prefieren alimentarse de la sangre y las entrañas, muchas veces dejando el resto de su presa. Animales carroñeros como las hienas e incluso algunas manadas de leones son capaces de robarle las presas ya muertas a los guepardos; por esta razón, estos suelen alimentarse rápidamente. Por lo general, las hembras con cachorros deben asegurar una presa diaria para poder alimentar a sus crías, mientras que los adultos solitarios pueden cazar cada dos a cinco días.

Resumen de cómo se comporta el guepardo

Para concluir, aportamos este esquema o resumen que ayuda a entender mejor cómo se comporta el guepardo.

Resumen con esquema sobre cómo se comporta el guepardo,  Acinonyx jubatus
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Referencias

  • Brown, J.L. et al. (1996).
  • Estes, R.D. (2004).
  • Krausman, P.R. & Morales, S.M. (2005). .
  • Wielebnoswski, N. et al. (2006).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.